Romance de la Puerta Abandonada.

 

A principios del siglo XX se derribó el antiguo edifico de la Universidad ‘’Santa María de Jesús’’ de Sevilla, también llamada Maese Rodrigo en honor a su fundador. Esta  Universidad fue creada por bula papal de Julio II en 1505. El lugar que albergaba el centro estudiantil (en sus últimos tiempos dedicado a seminario Conciliar)  fue derruído coincidiendo con el ensanche de la avenida de la Constitución y con la ampliación del espacio de la Puerta de Jerez

De aquel derribo tan solo se salvó la capilla de la Universidad, capilla que aún hoy puede observarse y visitarse al principio de la avenida antes citada, y que actualmente es la sede del Consejo General de Hermandades y Cofradías.

Pués bien, hubo otra pieza significativa del antiguo Colegio-Universidad que se salvó de la piqueta del ensanche: me estoy refiriendo a la puerta de la Universidad. Los sillares de la parte inferior de la portada se trasladaron hacia 1912 al compás del convento de Santa Clara. En 1922 Juan Talavera y Heredia recompuso esta portada como acceso al Museo Arqueológico municipal, y se instaló en el citado convento, junto a la torre de Don Fadrique.

    Esta es la historia, el presente es que la puerta se encuentra semiabandonada donde se reinstaló, sin uso, sin acceso por parte del público, sin la mas mínima indicación de su pasado glorioso y casi me atrevería a decir que sin mantenimiento alguno.

 

    Gaspar de Montiel, alumno que fuera de esta ilustre y antigua institución, quedó impactado al ver el estado de la puerta y compuso este tierno romance en su memoria.  

 

ROMANCE DE LA PUERTA ABANDONADA

 

 

Y me salvaron la vida

y me partieron el alma,

y lo que nunca esperara

sucedió aquella jornada

en que tumbaron los muros

y los techos desplomaran,

en que quemaron las vigas

al despuntar la mañana.

 

Aquellas piedras eternas,

aquellas tejas sagradas,

aquellas rejas forjadas

en las fraguas sevillanas;

columnas de mármol blanco

que a una fuente cortejaban,

maderas de cedros viejos,

cerámicas de Triana,

biblioteca fastuosa

que por reyes fue alabada:

todo ello fue abatido

en una negra mañana

para permitir, decían,

que Sevilla progresara,

que se ampliaran sus calles,

que el futuro ya llegara,

que arribaran nuevos tiempos

que la ciudad transformara.

 

 

¿A quien le importa esta puerta?

por la que tantos pasaran:

estudiantes de Sevilla

que en letras se graduaran,

que aprendieran los romances

y las historias pasadas,

el idioma de Virgilio

y de Homero la Ilíada

discursos de Cicerón

de los tomistas el alma,

gramática de Nebrija

y de Galeno enseñanzas,

y aprendieron el derecho

que los romanos dejaran.

Ese saber ya no importa,

esta puerta ya estorbaba.

 

Solo salvaron el templo,

un atisbo de esperanza

y esta puerta, ¡Vive Dios!,

que también fuera indultada.

Y me llevaron en carros

al compás de Santa Clara,

y me pusieron de guardia

para vigilar la nada,

y me clavaron los hierros

y mis piedras ultrajaran

y olvidaron mi pasado

y entre zarzas me dejaran,

como si fuera un fantasma,

como si no fuera nada,

como si los estudiantes,

que por mi arco pasaran

no fueran de aquesta tierra

ni de Sevilla, ni España,

como si no fuera nuestro

el saber que yo guardara,

como si Maese Rodrigo

no mereciera mirada,

ni respeto, ni homenaje

ni una mísera espadaña,

y esta puerta de su casa

que permanezca tirada

hasta que la voz del pueblo

se levante y diga ¡Basta!,

que hasta aquí hemos llegado,

que nuestra historia es sagrada,

y que pongan estas piedras

muy cerca de la Giralda

para que todos saluden

a la que fue la primera

Universidad abierta

para Sevilla y Triana.

para nobles y vasallos

y gentes de toda España

 

Esos sueños yo he tenido

por no perder la esperanza,

y los que digan que miento,

o que las piedras no parlan,

o que no sienten dolores

ni lloran abandonadas,

que se acerquen por Sevilla,

que vengan a Santa Clara,

y que escuchen mis lamentos

desde la noche hasta el alba,

y que pidan todos juntos

al alcalde en su morada

que restaure la memoria

de esta puerta sevillana.

 

…Y me salvaron la vida,

y me partieron el alma…

 

 

GASPAR DE MONTIEL

 

 Junio de 2016.

 

 

 

 

Leer más: http://www.jmsanchezchapela.es/news/la-triste-historia-de-una-puerta-abandonada/

 

Tema: Romance de la Puerta Abandonada.

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario