Romance de la Puerta Abandonada.

 

A principios del siglo XX se derribó el antiguo edifico de la Universidad ‘’Santa María de Jesús’’ de Sevilla, también llamada Maese Rodrigo en honor a su fundador. Esta  Universidad fue creada por bula papal de Julio II en 1505 y abrió sus puertas en 1518.  El lugar que albergaba el centro estudiantil (en sus últimos tiempos dedicado a seminario Conciliar)  fue derruído coincidiendo con el ensanche de la avenida de la Constitución y con la ampliación del espacio de la Puerta de Jerez

De aquel derribo tan solo se salvó la capilla de la Universidad, capilla que aún hoy puede observarse y visitarse al principio de la avenida antes citada, y que actualmente es la sede del Consejo General de Hermandades y Cofradías.

Pués bien, hubo otra pieza significativa del antiguo Colegio-Universidad que se salvó de la piqueta del ensanche: me estoy refiriendo a la puerta de la Universidad. Los sillares de la parte inferior de la portada se trasladaron hacia 1912 al compás del convento de Santa Clara. En 1922 Juan Talavera y Heredia recompuso esta portada como acceso al Museo Arqueológico municipal, y se instaló en el citado convento, junto a la torre de Don Fadrique (también se salvó la fuente del claustro que asímismo se encuantra en Santa Clara).

    Esta es la historia, el presente es que la puerta se encuentra semiabandonada donde se reinstaló, sin uso, sin acceso por parte del público, sin la mas mínima indicación de su pasado glorioso y sin mantenimiento ni cuidado alguno.

 

    He compuesto este romance para llamar la atencion ante este atentado y para tratar de conmover algunos corazones. Sevilla, su historia y su Universidad merecen un respeto.

 

ROMANCE DE LA PUERTA ABANDONADA

 

 

Y me salvaron la vida

y me partieron el alma,

 

Y lo que nunca esperara

sucedió aquella jornada

en que sonaron trompetas

al despuntar la mañana,

sonidos de apocalipsis

producidos por cien mazas;

y derrumbaron mis muros

y mis techos desplomaran,

y convirtieron en polvo

cuatro siglos de cruzada.

 

 

Aquellos muros eternos

que el Guadalquivir besara,

aquellas rejas forjadas

en las fraguas sevillanas,

columnas de mármol blanco

que a una fuente cortejaban,

maderas de cedros viejos,

cerámicas de Triana,

la ciencia de tres milenios

que en mis clases se enseñara.

Todo ello fue abatido

en una negra mañana

para permitir, decían,

que Sevilla progresara.

 

 

Solo salvaron el templo

donde a la virgen se oraba,

y esta puerta, ¡Vive Dios!,

que también fuera indultada,

fue desterrada al momento

como si peste portara.

 

 

 

Y me llevaron en carros

al compás de Santa Clara,

y me clavaron mil hierros

y mis piedras ultrajaran,

y borraron mi existencia,

y entre zarzas me dejaran,

como polvo del camino,

como ruina amortajada.

 

¿A quién le importa esta puerta

por la que tantos pasaran?:

estudiantes de Sevilla

que en mis clases graduaran,

que aprendieran los romances

de los infantes de Lara,

y el idioma de Virgilio

y de Homero, la Ilíada,

discursos de Cicerón,

teólogos de Salamanca,

gramática de Nebrija

y de Galeno enseñanzas;

y estudiaron el derecho

que los romanos dejaran,

y los versos de Quevedo

de Garcilaso y Petrarca;

leyeron a Plinio el Viejo

y de Séneca sus cartas.

 

Colegiales de Castilla,

Con toga y beca morada

Manteístas de Sevilla

Que en mis aulas graduaran

Que ora tomaban la pluma,

ora tocaban guitarras.

 

 

 

Hoy me acuerdo de las puertas

de Alcalá y de Salamanca:

son mis hermanas queridas

hermosas y afortunadas:

ellas reciben laureles,

y a mí me me niegan el habla.

 

 

Y aquí me encuentro, señores,

en Santa Clara olvidada,

hasta que la voz del pueblo

se levante y diga ¡Basta!,

que hasta aquí hemos llegado,

que la cultura es sagrada,

y que pongan estas piedras

donde su historial reclama:

en la puerta de Jerez,

entre Sevilla y Triana,

para que todos recuerden

a la que fue la primera

Universidad abierta

en la gran ciudad Mariana.

 

 

Estos sueños yo he tenido

por no perder la esperanza,

y los que digan que miento,

o que las piedras no parlan,

o que no sienten dolores

ni lloran desconsoladas,

que se acerquen por Sevilla,

¡que vengan a Santa Clara!

y que escuchen mis lamentos

desde el ocaso hasta el alba.

 

 

…y me salvaron la vida,

y me partieron el alma…

 

 

 

 

 José Manuel Sánchez Chapela

Noviembre 2017
 

 


 

 

 

Tema: Romance de la Puerta Abandonada.

Fecha: 23.11.2017

Autor: Pedro Luis Casanueva Marín

Asunto: Comentar la historia.

Toda la vida me encantó la Historia y me encanta el poema de la puerta abandonada.
En estos momentos, no localizo la puerta, pero consultaré, me enteraré y reviviré esa historia para mí desconocida.

Fecha: 26.11.2017

Autor: José Manuel Sánchez Chapela

Asunto: Re: Comentar la historia.

La puerta está en el convento de Santa Clara.
Puedo darte los datos que necesites.
UN saludo

Fecha: 12.12.2017

Autor: Jose Manuel

Asunto: Re: Comentar la historia.

Hola Pedro.
Está ubicada en el convento de Santa Clara/ Sevilla. En una zona cerrada al público, no visitable. Abandonada, como puedes ver en la foto.
A tu disposición por si deseas mas datos

Fecha: 23.11.2017

Autor: L.

Asunto: Hermoso

Debería estar en más sitios, conocerlo más gentes, disfrutarlo más almas... y sobre todo, sobre todo... poner en pie a quien se deba para que todo quede en el sueño de un escritor y no sea una realidad como ahora.

Fecha: 23.11.2017

Autor: Jose Manuel Sánchez< Chapela

Asunto: Re: Hermoso

Pues sí.
YO hago lo que puedo, y voy a seguir luchando, pero no sé si será suficiente. Hace falta que mucha gente lo difunda, lo comente, lo sepa. Y si algún periodista toma interés en el asunto mejor aún,
Gracias por los comentarios.
Un saludo

Fecha: 12.12.2017

Autor: Jose Manuel Sánchez Chapela

Asunto: Re: Hermoso

Hola L
Tienes toda la razón, peor yo hago lo que puedo.
ES más, estoy intentando que la prensa de Sevilla se haga eco de la situación, pero hasta ahora sin éxito. El año próximo vaya dar algunas charlas y conferencias al respecto, pero yo llego donde llego.
UN saludo

Nuevo comentario